Inicio > Ideas > Tecnologías y educación

Tecnologías y educación

Las Tecnologías están atravesando nuestra vida, cambiando nuestras visiones del mundo y modificando los patrones de acceso al conocimiento y de interacción interpersonal. Progresivamente, se han ido incorporando en los diseños curriculares de todos los niveles de la enseñanza formal y no formal. Por eso nos reunimos con estudiantes y referentes del tema para debatir cómo está la ciudad respecto a esta temática.

En esta jornada de Conversaciones, contamos con la presencia de Germán Giró,  presidente del Polo Tecnológico Rosario; la profesora en Ciencias de la Educación Carina Cabo; Ignacio Cucchini de la Comunidad de Desarrolladores de Videojuegos; Luis Cardozo Ayala de Acción Colectiva; la docente Norma Crinebalde,  con experiencia en emprendedurismo; Teresa Rogero, docente; Aristides Alvarez, Director del Instituto Zona Oeste; Gastón Solá, Coordinador en Fundación El Desafío y Global Shapers Rosario y Rubén Amiel, docente universitario.

La profesora en Ciencias de la Educación, Carina Cabo, inició el encuentro y nos destacó que tener alumnos de la edad de sus hijos  la hizo replantear algunas cuestiones.  Y nos explicó que: “según un estudio el 92% de los rosarinos están conectados. Incluso las clases más vulnerables. El tema es que en la escuela este dato no se refleja. La escuela funciona como a finales del siglo XIX. ”

Para Carina, el programa “Conectar Igualdad, no tuvo demasiado impacto ya que las máquinas eran lentas, no funcionaba internet como corresponde y los docentes no la aprovechaban correctamente. Sí tuvo impacto en San Luis por el apoyo de la ciudad y de la provincia: por ejemplo wifi en plazas”.

Carina nos hizo reflexionar sobre la posición de la escuela. “Debe valorar las individualidades y subjetividades de los chicos. Hay que romper con la autoridad del saber, con las clases magistrales en la que el único que se iba feliz era el docente. Además las capacitaciones son en tiempo propio que el docente le resta a su familia. Hay que darle una vuelta de tuerca y hacer de la escuela algo más entretenido. Ya no tenemos el “saber”, ahora lo tiene la computadora, el celular, pero en el aula podemos construir algo mejor en conjunto.”

Germán Giro, nos comentó que para él “Rosario tiene potencial. La ciudad tiene una energía para encausar algunos temas.  La tecnología fue históricamente una herramienta, pero hoy la tecnología de la información pasa a ser una dimensión estructural de la sociedad. Antes la informática como herramienta. Hoy el negocio es la informática. Este paradigma choca con la escuela. El docente debe asumir un papel de coordinador, moderador. El riesgo es la dimensión política, es decir que la escuela no olvide la formación humanística . Que la tecnología no se la lleve puesta”.

Al momento de hablar, Norma nos invito a pensar en el papel de la tecnología sin perder de vista, que debe estar al servicio de los estudiantes. Para Norma, “el alumno debe sacarle el máximo provecho al espacio público y gratuito que se le está dando”.

Continuando la idea de Norma, Rubén Amiel nos dijo que “con distribuir tecnología no se logra nada si no hay una infraestructura que lo pueda sostener. Tiene que haber responsabilidad del estado. Los docentes no han sido formados directamente por la tecnología. El Estado debe tomar en serio la educación, no bajo el discurso de la igualdad, porque lo fundamental es la función contenedora”.

“El celular puede tomarse como una interpelación para hacer mas interesante la clase. Cuando los chicos empiezan a sacar el celular es porque se empiezan a aburrir o dejaron de prestar atención. Debemos repensar las metodologías de la educación, porque hoy es el celular pero en unos años será anecdótico como en su momento fue la calculadora, el auto, la fotocopiadora, etc, entonces lo que debemos repensar son las metodologías”, expresó Gastón Sola.

En esta línea, se expresó Aristides Álvarez, quien  rescató que “hay que lograr captar la atención de los alumnos, como en un partido de fútbol, si es bueno lo miras con atención, si es malo te pones a hacer otra cosa. Lo que veo de Rosario es que seguimos mirando a Buenos Aires como modelo en vez de al interior” y nos invitó a pensar en una “identidad propia”.

Por último, Ignacio Cucchini, relaciono los videojuegos con los temas de la escuela. “La clave es como relacionar, vincular, motivar a los chicos con lo que los apasiona. Guiar a los chicos para que pueda buscar su propia información. Los videojuegos son interdisciplinarios, intervienen músicos, artistas, psicólogos,  desarrolladores, etc”.

Entre todos los que participamos de la Conversación se planteó que el cambio en la educación debe ser cómo motivar a los alumnos.